El 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la importancia de la prevención de las enfermedades cardiovasculares.dia europeo cardiovascular

Las enfermedades cardiovasculares y cerebro-vasculares son la principal causa de mortalidad y discapacidad en España, donde afectan a más de 11 millones de personas, casi el 25% de la población.

En el mundo, cada año mueren 17,1 millones de personas por las enfermedades cardiovasculares y según la Organización Mundial de la Salud, el 80% de las muertes prematuras podrían haberse evitado siguiendo un estilo de vida saludable y reduciendo factores de riesgo como el colesterol, la hipertensión, la diabetes, la obesidad y el tabaquismo. Además de estos factores de riesgo, el estilo de vida actual está haciendo que ciertas circunstancias empiecen a destacar, también, como factores de riesgo cardiovascular, como por ejemplo la apnea del sueño, el estrés, la contaminación o el consumo de drogas.
No todos los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares pueden modificarse, puesto que se ha comprobado que algunas características de las personas implican un riesgo más elevado: a mayor edad, mayor riesgo, del mismo modo que hay mayor riesgo para las personas con familiares directos que han sufrido antes de los 60 años una enfermedad cardiovascular.
No obstante, los estilos de vida que incrementan la probabilidad de padecer estas enfermedades sí pueden modificarse.

Sigue leyendo

Día Internacional de la Mujer 2019

Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio

El tema del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) de este año, “Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio“, coloca la innovación por parte de las mujeres y las niñas, para las mujeres y las niñas, en el centro de los esfuerzos para lograr la igualdad de género.

El logro de la igualdad de género en el mundo requiere de innovaciones sociales que funcionen tanto para hombres como para mujeres y que no dejen a nadie atrás. Desde la planificación urbana que se centre en la seguridad de la comunidad hasta plataformas de aprendizaje electrónico que lleven las aulas a las mujeres y las niñas, centros de cuidado infantil asequibles y de calidad, así como tecnología diseñada por mujeres para abordar los obstáculos persistentes que las limitan, la innovación puede impulsar la carrera por la igualdad de género hasta la meta para 2030.

El logro de la igualdad de género en el mundo comienza por asegurarse de que las necesidades y experiencias de las mujeres estén integradas en el propio origen de la tecnología y las innovaciones. Esto significa crear soluciones inteligentes que vayan más allá del reconocimiento de las disparidades de género y atiendan las necesidades de hombres y mujeres en plano de igualdad. Y finalmente, requiere innovaciones que perturben el statu quo y presten especial atención a cómo se utiliza y se accede a la tecnología y quiénes lo hacen; innovaciones que garanticen que las mujeres y las niñas desempeñan un papel decisivo en las industrias emergentes.

Únanse a nosotras para celebrar a las mujeres y las niñas, su imaginación sin límites, sus sueños de dicha y su fuerza inagotable.

Vídeo | Ensayo fotográfico | Artículos especiales | Noticias | Medios sociales

Enlace de la noticia original: http://www.unwomen.org/es/news/in-focus/international-womens-day

Un bebé prematuro de 23 semanas sobrevive tras mantenerle en una bolsa de plástico llena de oxígeno.

El pequeño Leighton nació 17 semanas antes de lo esperado; a las 23 se manas y con un peso de 760 gramos. Su madre, residente en Perth, Australia, estaba aterrorizada ante sus pronósticos de supervevencia, pero gracias a los médicos, que llegaron a meterle en una bolsa de plástico llena de oxígeno para ayudar sus pequeñísimos pulmones, el bebé logró sobrevivir y hoy es un niño sano.

Entonces, los pronósticos respecto a su supervivencia no eran nada optimistas, pero gracias a la inestimable labor médica, el pequeño, de nombre Leighton logró aferrarse a la vida y sobrevivir.
“Estaba aterrorizada”, asegura ahora su madre, Bree Viner, residente en Perth, Australia, consciente de la difícil situación en la que se encontraba el bebé.
“Sentía que si le tocaba estaba a punto de romperle. Era tan pequeño y tan frágil…”, relata, en declaraciones de las que se hace eco Daily Mail, rememorando el duro momento que afortunadamente ya ha dejado atrás.
 

Le metieron en una bolsa de plástico llena de oxígeno

Todo acabó con un final feliz. Y fue así porque los médicos decidieron meterle en una bolsa de plástico llena de oxígeno para ayudar a sus pequeñísimos pulmones.
El procedimiento, que es parte de una tecnología aplicada a bebés prematuros,no estaba exento de riesgo y podía suponer problemas a largo plazo para el pequeño. No obstante, y tras las correspondientes advertencias efectuadas por el personal sanitario, contó con el beneplácito de los padres para ponerlo en práctica.
Afortunadamente, todo fue bien, y ahora los padres comparten felices desde las redes sociales sus instantáneas junto al pequeño, que está sano y tiene ya ocho meses.
 

¡HNC les desea unas felices fiestas!

Un año más llegamos a estas fechas señaladas gracias al esfuerzo realizado por todos nosotros.

Agradecemos la labor y apoyo de todos aquellos que consiguen que nuestra empresa mejore y esperamos seguir creciendo con vosotros muchos años más.

Los investigadores han examinado la relación entre los riesgos para las madres y los bebés

El periodo ideal entre dar a luz y quedar embarazada de nuevo parece ser entre un año y 18 meses, según una nueva investigación de la Universidad de British Columbia (UBC), en Canadá, y la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos. En un estudio publicado en «JAMA Internal Medicine» y al que ha tenido acceso a Ep, los investigadores encontraron que quedarse embarazada menos de 12 meses después del parto se asocia con riesgos para las mujeres de todas las edades.

Los riesgos para la madre se encontraron solo para las mujeres mayores de 35 años, mientras que los riesgos para el bebé se detectaron en el caso de todas las mujeres, pero fueron mayores para las mujeres entre las edades de 20 a 34 años. «Nuestro estudio encontró mayores riesgos tanto para la madre como para el bebé cuando los embarazos están muy separados, incluso para las mujeres mayores de 35 años», dice la autora principal del estudio, Laura Schummers, investigadora postdoctoral en el Departamento de Práctica Familiar de la UBC.

«Los hallazgos para las mujeres mayores son particularmente importantes, ya que las mujeres mayores tienden a espaciar más sus embarazos y con frecuencia lo hacen intencionalmente»

Añade Schummers, quien realizó el estudio como parte de su disertación en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard.

El estudio es una extensa evaluación de cómo la edad materna puede afectar al papel del espaciamiento del embarazo y también evalúa el tiempo entre embarazos y la mortalidad materna o la morbilidad severa (complicaciones poco frecuentes, pero potencialmente mortales del embarazo, el parto y el parto) en un país de altos ingresos.

Para el trabajo, los investigadores examinaron la relación entre los riesgos para las madres y los bebés asociados con el espaciamiento del embarazo entre 148.544 embarazos en British Columbia. Los datos se recopilaron de registros de nacimiento, códigos de facturación, datos de hospitalización, datos de prescripción para información de infertilidad y registros del censo.

Entre las mujeres mayores de 35 años que concibieron seis meses después de un nacimiento anterior

Los científicos hallaron un riesgo de 1,2 por ciento (12 casos por 1.000 embarazos) de mortalidad materna o morbilidad severa. Sin embargo, esperar 18 meses entre embarazos redujo el riesgo a 0,5 por ciento (cinco casos por 1.000 embarazos).

Para las mujeres más jóvenes

Los científicos encontraron un 8,5 por ciento de riesgo (85 casos por cada 1.000 embarazos) de partos prematuros espontáneos: parto antes de las 37 semanas de embarazo después del parto que comenzó solo para embarazos espaciados a los seis meses. Sin embargo, para las mujeres más jóvenes que esperaron 18 meses entre embarazos, el riesgo se redujo a 3,7 por ciento (37 casos por 1.000 embarazos).

Entre las mujeres mayores

El riesgo de parto prematuroespontáneo fue de alrededor del seis por ciento (60 casos por 1.000 embarazos) en el intervalo de seis meses, en comparación con el 3,4 por ciento (34 casos por 1.000 embarazos) en el intervalo de 18 meses. Aunque en este estudio no se examinaron las causas de los malos resultados del embarazo en intervalos cortos entre mujeres mayores y más jóvenes, los hallazgos sugieren diferentes perfiles de riesgo para cada grupo de edad.

«El corto espacio entre embarazos podría reflejar embarazos no planeados, particularmente entre mujeres jóvenes -apunta la doctora Sonia Hernández-Díaz, profesora de Epidemiología en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard-. Si los riesgos elevados se deben a que nuestro cuerpo no tiene tiempo de recuperarse si concebimos poco después del parto o debido a factores asociados con embarazos no planificados, como la atención prenatal inadecuada, la recomendación podría ser la misma: mejorar el acceso a la anticoncepción posparto o abstenerse de relaciones sexuales sin protección con un compañero masculino después de un nacimiento».

Noticia original